Día internacional del libro

Con motivo de la celebración del día internacional del libro, hemos querido dedicar un par de poemas a las letras. Ambos están escritos siguiendo un estilo muy parecido, con estrofas que recuerdan a las originales coplas de pie quebrado. El primero (El viento de las palabras) ilustra el poder de las letras durante el proceso de creación literaria, mientras que el segundo (El mar de fondo) se centra en la magia que una composición ya escrita puede trasmitirnos a través de nuestra imaginación.

¡Esperamos que los disfrutéis!

El viento de las palabras

Caen la tarde y sus horas mansas
cuando cálamo y papel se besan.
A su conjuro, el aire brama
y, cargado de mágica fuerza,
el viento se aleja.

Sobre el papel, pluma descuidada
vertiendo de los cuentos su esencia;
una sombra que crece y que empaña
cubriendo la realidad de niebla.
El viento se aleja.

Abstraída desde la terraza,
ajena al frío, la mente vuela.
La mano despereza su pausa
y, junto al aire, dejar se lleva.
El viento se aleja.

Trina el ruiseñor desde su rama
exhibiendo sus notas más bellas.
Entre sus plumas el viento indaga.
Duda el ruiseñor… su canto cesa.
El viento se aleja.

Abren sus ojos blancas pestañas,
blancas y rosas, rosas y tiernas.
Terso es el fruto que el viento alcanza,
besa y provoca… cae la cereza.
El viento se aleja.

Vuela el viento sobre espuma blanca
insuflando su orgullo a las velas.
Un cañón retumba cuando pasa,
lo distrae el susurro… y yerra.
El viento se aleja.

Dunas de arena que al sol avanzan
cuando sus granos revolotean.
Cae la noche y los granos callan,
sin vida, como células muertas.
El viento se aleja.

Entre caballeros y piratas;
sobre castillos y fortalezas;
en la intimidad del sol de plata;
por desiertos, mares y arboledas…
el viento se aleja.

La noche está pronta, la luz vaga,
el calor reclaman las estrellas
e incluso el viento de las palabras
pierde el ímpetu que lo sustenta.
El viento se aleja.

Tiembla una mano, tiembla y cabalga
sobre el papel en su pluma negra.
El aire se agita en la terraza.
La mano para. Las hojas vuelan.
El viento se aleja.

Pablo Fernández de Salas

El mar de fondo

La brisa mece las hojas
al abrigo de una nana.
Húmedo, su aliento moja.
Lengua salada.

Las manos sujetan firmes
una áspera ventana;
saltando en su superficie,
unas palabras.

Palabras que el cielo mira
y a las olas cotillea;
palabras que el viento imita
sobre la arena.

En una playa tumbado,
una playa que me observa,
mis dedos cambian de marco
hacia otra escena.

Un prado miran mis ojos,
embrujados por las letras.
El sol calienta mi rostro,
que lejos vuela.

La playa, el sol, la brisa,
y en mi mente unos jinetes
insensibles a una orilla
que jugar quiere.

Mil monturas que galopan
en praderas infinitas,
mientras suspiran las olas
desde la orilla.

Blanco el calor de la arena;
el agua y su grito bronco.
Caballos a la carrera,
y el mar de fondo.

Pablo Fernández de Salas

Nota sobre los poemas: El viento de las palabras ha sido escrito especialmente para este blog, mientras que El mar de fondo apareció originalmente en una entrada del blog particulasdepoesia.

Un comentario sobre “Día internacional del libro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s